Autoworld Bruselas

Visitar Autoworld, el museo de Bruselas para los fans de los motores

Para los amantes de los autos, Bélgica es un paraíso. No sólo tiene una de las más famosas pistas de Fórmula 1 (Spa-Francorchamps) sino que también ofrece la posibilidad de visitar Autoworld, el museo ideal para los fans de los motores. 

Si bien hay muchísimas cosas que ver en Bruselas, Autoworld merece una visita si viajas con un apasionado de los autos, como fue mi caso (mi novio es fan). Tiene autos de todas las épocas y de diversas marcas. Es un recorrido interesante que se puede sumar a una visita al Parque del Cincuentenario, por ejemplo.

Fachada de Autoworld

Fachada de Autoworld

La exhibición (no es tanto un museo, a mi parecer) tiene nombre de local de venta de autos usados, lo sé, pero no lo es. Autoworld es un lugar de fantasía para los que se saben todos los nombres de los modelos y en qué país se fabrica cada marca (va mucho más allá de mi conocimiento, aunque los años de convivir con un fan me han enseñado algo).

Salón de Autoworld

Salón de Autoworld

Historia

Cuenta la leyenda que el rey Leopoldo II de Bélgica quería hacer de Bruselas una ciudad moderna donde la gente quisiera vivir y que compitiera con otras ciudades de Europa.

En el año 1880 se cumplió el 50 aniversario de la independencia belga y era suficiente motivo para celebrar, por lo que Leopoldo se propuso “tirar la casa por la ventana” organizando una Exhibición Nacional. Así que en un ex campo militar de 12 hectáreas, mandó a construir el actual Parque del Cincuentenario.

El arquitecto que se encargó del proyecto construyó dos edificios unidos por columnas semi-circulares y un arco del triunfo (como hay en otras urbes europeas, como París o Barcelona, por ejemplo). Por supuesto, como sucede con muchos proyectos de tal magnitud, la obra no estuvo terminada antes de la gran Exhibición.

Cadillac de 1959

Cadillac de 1959

Luego del evento, las autoridades no tenían nada planeado para el predio, hasta que adquirieron otras propiedades lindantes y ampliaron el parque, nombrándolo como se lo conoce hoy: Parc du Cinquentenaire. Pero el parque en sí no es el tema de este post, sino de la exhibición que se realiza en uno de sus edificios.

Para la Exhibición Universal de 1897, se había añadido un gran salón con techo de hierro y vidrio que tenía una arcada de 48 metros. Pero recién en 1902 se realizó la primera exhibición de autos en el lugar, que luego pasó a celebrarse anualmente y era organizada por la antecesora de la FEBIAC (la Federación Belga del Automóvil).

Corvette de 1965

Corvette de 1965

El salón fue usado por los alemanes ocupantes como un garage durante la Segunda Guerra Mundial. Antes de eso fue donde funcionaba el Mundaneum, un centro de documentación creado en 1910. Luego de la SGM, el lugar fue destinado a cumplir varios roles hasta caer en el abandono. Pero en 1984 fue elegido para albergar la colección de autos Mahy.

Alfa Romeo de 1948 y otros autos de los 40

Alfa Romeo de 1948 y otros autos de los 40

Visitar Autoworld

Suena a Disneyworld, pero no lo es (aunque casi, si sos un fan de los autos). Visitar Autoworld es fácil. La exhibición está organizada de forma cronológica: desde los autos de principios del siglo XX con ruedas de madera hasta el más lujoso auto de carrera, pasando por los autos que tenían nuestros padres y abuelos en los 50’s o 70’s.

¿Por qué ir? Bueno, ya dije varias veces que los amantes de los motores van a disfrutar de este museo-exhibición. Pero también es ideal para ir con chicos, ya que tal vez sea mucho más interesante para ellos que ver cuadros de gente que no conocen (hablando de varones, más que nada). Es una visita familiar ideal.

Autos de tres ruedas

Auto de tres ruedas

Otra razón para ir: porque contiene parte de la historia, más que nada europea. Los vehículos que se usaron durante el siglo pasado y parte de este, sin dudas, son parte de los inventos de la humanidad y merecen su museo. Los autos están organizados por décadas y hay líneas de tiempo que indican los avances durante esos años.

Autoworld alberga la colección de Ghislain Mahy y su familia, que convenció al príncipe (y luego rey) Alberto II de abrir este sitio dedicado a estas piezas históricas. Durante el año hay diversas exhibiciones temáticas. Por ejemplo, cuando fuimos nosotros, anunciaban una de autos italianos.

Viejo auto ambulancia

Viejo auto ambulancia

Info útil

Horarios: de abril a septiembre, todos los días de 10 a 18 hs y de octubre a marzo, de 10 a 17 hs.

Entradas: se puede acceder gratis con la Brussels Card (info sobre la tarjeta, acá). Fue así como nosotros ingresamos sin pagar nada, ya que contábamos con dicha tarjeta. Para precios actualizados, pueden ingresar a la web de Autoworld. Hay visitas guiadas por un costo extra.

Página webhttp://www.autoworld.be/

Autos de la década del 10

Autos de la década del 10

Tienda Babouin: si después de pasear por el museo tenés ganas de comprar un souvenir, hay de todo, desde libros hasta autos en miniatura.

Brasserie: para los que quieran quedarse tomando un café mientras el otro/la otra/los otros/las otras recorren Autoworld, el lugar cuenta con una brasserie.

Dirección: Parc du Cinquantenaire 11

Cómo llegar: En metro, te podés bajar en la estación Schuman (líneas 1 y 5). En tren, bajarse en estación Merode. En colectivo (autobús), llegan las líneas 22, 27, 61 y 80.

Suscribite al blog
¡No te pierdas ninguna entrada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *