Comfort Inn Long Island City pasillo

Reseña: Comfort Inn Long Island City (Nueva York)

Ubicado en el 42 de Crescent Street, en el distrito de Queens, el Comfort Inn Long Island City es una opción económica para hospedarse en las afueras de Manhattan pero cerca del todo lo que ocurre en Nueva York.

Muchas veces, cuando se busca alojamiento barato en la Gran Manzana, se deja de lado esta zona porque es poco conocida o por temor a alejarse del centro neurálgico de la ciudad. Sin embargo, Long Island City (no confundir con Long Island) es una zona en crecimiento y aunque a simple vista parezca un poco tenebrosa, es fácil acostumbrarse a caminar por sus calles sin sentir que te van a robar como si estuvieras en la Nueva York de los 70.

Ya dije muchas veces que Nueva York es una ciudad carísima. Desde el hospedaje hasta el transporte están por encima de los estándares de muchas capitales europeas. Así que nosotros elegimos el Comfort Inn Long Island City más que nada por su precio, su cercanía a Manhattan y que incluía Wi-fi y desayuno gratis.

La ubicación, a pesar de estar fuera del distrito más importante de Nueva York, es excelente. Hay una estación de subte (Queensboro Plaza) a menos de 50 metros, por la cual pasan las líneas N, Q y 7 (cuidado, esta última no suele funcionar los fines de semana). Al costado de dicha estación pasa la avenida del mismo nombre, por donde circulan distintos buses y taxis. Muy importante: con el subte estás a 15 minutos de Times Square.

Avenida Queensboro Plaza S

Avenida Queensboro Plaza S

El hotel es enorme, tiene ocho pisos (nosotros nos alojamos en el último). Si bien es viejo, está en buen estado. Es un hotel de otra época, claramente. Un hotel de la época del turismo de masas, grande, enorme, como todo en Estados Unidos. La habitación y el baño también gozaban de proporciones generosas, así como la cama equivalía a una cama y media de las que tenemos en Argentina.

El desayuno era poco agradable para nuestro gusto argentino. Nosotros no comemos ni tocino, ni huevos, ni salchichas en el desayuno. Con unas donuts y un café ya estábamos, o un yogur y cereales. Eso sí, el espacio para desayunar consiste de unas cuatro o cinco mesas y a veces hay que esperar para poder sentarse (o te podés llevar algo para desayunar en la habitación).

Olvidé sacar fotos de la habitación (muy mal de mi parte). Esta es cortesía de Tripadvisor.

Como otros hoteles de este tipo, había cafetera de filtro en la habitación para servirte un café gratis y máquinas expendedoras de gaseosas en todos los pasillos.

El servicio fue muy bueno, el personal se mostró siempre predispuesto y amable. La primera noche, cuando no sabíamos cómo encender la ducha (tenía un sistema algo complejo, no somos tan bobos, je), vino el conserje enseguida y nos explicó cómo abrirla 😉

La conexión Wi-fi funcionaba bien aunque a veces era intermitente. La calefacción andaba de maravillas (muy importante cuando hace cinco grados bajo cero). Tenían TV con servicio de cable, así que por las noches veíamos algunos programas famosos de la TV norteamericana mientras comíamos algún sandwich comprado antes de llegar al hotel.

Máquina de Pepsi en los pasillos

Máquina de Pepsi en los pasillos

El Comfort Inn Long Island City no tiene restaurant, así que hay que recurrir a los sitios cercanos. Hay un deli en la esquina pero cierra temprano para nuestros horarios. Sobre Queensboro Plaza South hay varios locales de comida, así que es aconsejable comer antes de las nueve de la noche para no quedarse sin nada el estómago.

El baño era enorme, como ya dije, y como tenía bañera me di el lujo de hacerme un baño de inmersión con agua bien caliente para superar la helada (para mí era helada, aunque no haya nevado mucho). Todos los días dejaban shampoo y jabón líquido, además de toallas limpias.

¿Lo malo? La vista de nuestra ventana daba a un depósito de chatarra. Ya sé, no es muy lindo despertarte mirando el basurero de enfrente, pero si levantas la vista, vas a ver el skyline de Manhattan. Todo depende de la perspectiva 🙂

Cuando vuelva a Nueva York, seguramente pasaré mi estadía en este hotel o en alguno de la misma cadena, ya que por el precio que pagamos vale la pena (menos de 1000 pesos de ese momento + el 20% en ese entonces, ahora el 35%). Los precios de las habitaciones, dependiendo de la fecha, rondan entre USD 110 y 150.

Sitio web: http://www.comfortinn.com/hotel-long_island_city-new_york-NY265

Suscribite al blog
¡No te pierdas ninguna entrada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *