Categoría: Lugares

Información, recuerdos, historias, datos y más detalles sobre lugares que visité o que sueño con visitar

park-guell-sala-hipostila

¡Cómo olvidar el Park Güell!

Me enamoré de Barcelona a simple vista. Fue la primera ciudad europea que conocí, la primera fuera de mi continente, la primera de España, Es una ciudad con tanta cadencia que no te hace sentir en ningún momento que no estás en una capital. En ella conocí al arquitecto Gaudí, uno de esos locos que nos dejaron su obra para recordar que el mundo puede no ser como la lógica nos indica.

templo-de-hatshepsut-de-cerca

Luxor hoy, Tebas ayer

Luxor fue la última ciudad egipcia que visité. Además del particular Aeropuerto Internacional de El Cairo, este lugar quedará más frescamente impregnado en mi memoria visual que su capital o Alejandría.

Generalmente, los turistas van a Egipto a buscar rastros de los imperios Antiguo, Medio y Nuevo pero terminan encontrándose con un país moderno, gobernado por faraones del siglo XXI y asediado por problemas milenarios.

ositos mamuschka

Bariloche no es sólo para egresados

No sé si en todos los países tendrán una tradición similar pero, en Argentina, los estudiantes del último año de la escuela secundaria suelen realizar un viaje como “premio” por culminar exitosamente sus estudios. Aunque yo no tuve esta experiencia a mis 17 años (no éramos muy unidos en mi división), muchas personas que conozco […]

Continua leyendo…

El Mediterráneo del “otro” lado

Siempre que pensé en el mar Mediterráneo, antes de conocerlo, me imaginaba sus costas doradas, bañadas por un sol enceguecedor en pleno verano, y lo conocí a fines de un invierno en Barcelona, en un frío día de lluvia.

Tampoco asociaba Egipto con el mar Mediterráneo. Y, sin embargo, el Mediterráneo del “otro” lado es hermoso. Mucho más caluroso y soleado, mucho más como yo lo imaginaba cuando nunca lo había visto. No es el continente que yo imaginaba cuando pensaba en el Mediterráneo. No es Europa, es África.

Coliseo romano: las huellas de un pasado que no volverá (pero que sigue en pie)

No me sentí rara en Roma hasta ver el Coliseo. Pero, ¿cómo me voy a extrañar ante uno de los monumentos más importantes de la Ciudad Eterna?
Para mí, es simple de explicar: no hay muchas diferencias culturales entre italianos y argentinos, teniendo en cuenta que gran parte de la inmigración que llegó a mi país durante el siglo XX provenía de la golpeada Italia. Lo que me sorprendió del Coliseo, en realidad, es que delata la existencia de otra época: un tiempo muy muy lejano, donde la tecnología de hoy no era ni siquiera un sueño, donde la cultura y la sociedad romanas eran distintas, una época pre-moderna.

Fontana del moro

Arquitectura romana: las fuentes de agua

La arquitectura es, para mí, una forma de entender el paso del tiempo. No sólo eso, es también un testimonio de cómo fueron y cómo son las sociedades. Incluso, en algunas ocasiones, cierto tipo de arquitectura innovadora puede indicarnos cómo será o hacia dónde irá una sociedad.
Dice un rumor que los romanos han tenido siempre un amor incondicional hacia las aguas públicas. Para citar algunos ejemplos, podemos pensar en los acueductos o en las aguas termales de la Antigua Roma. ¿Y las fuentes que adornan (y refrescan) por doquier a la Ciudad Eterna?