Tips para viajeros que no disfrutan de los museos

Debo confesar algo: soy bastante fanática de los museos. No le cuenten a nadie, no es un problema grave. Puede manejarlo totalmente. Es algo gracioso que en Buenos Aires, la ciudad donde vivo, no frecuento tantos museos como lo hago cuando me voy de viaje. ¿Es normal? ¿Soy una viajera museo-adicta?

Aunque entiendo que no todos sienten lo mismo por los museos. Sé que hay gente que los odia, que no podría pisar uno ni en sueños, que los evitan a toda costa. ¿Así que sos uno de esos viajeros anti-museos? Bueno, no voy a juzgarte. Me pongo en tus zapatos. Comprendo los motivos por los cuales odias los museos: hay tanta gente haciendo fila para entrar, y una vez adentro te empujan, se ponen delante del cuadro cuando estabas tomando una foto (Tal vez ni siquiera te gusta el arte, no es un crimen). Todos odiamos esas pequeñas molestias de los museos, sobre todo cuando son inmensos y mundialmente famosos, como el Louvre.

Así que no te preocupes, tranquilo, tranquila, te comprendo. Estuve pensando en todos los viajeros como vos (como tú), así que decidí escribir un post con tips sobre qué hacer en caso de que los museos no sean lo tuyo. Como siempre digo, mi palabra no es La Verdad, solamente es un consejo, una sugerencia, una ayudita, si se puede decir.

  1. Tours a pie: Nunca hice uno pero tengo amigos que me han contando excelentes experiencias sobre estos tours a pie. ¿Por qué? Básicamente, porque son “a voluntad” (no siempre, pero hay muchos que sí, como los Free Walking Tour, que brindan visitas guiadas a las ciudades a cambio de una colaboración monetaria no estipulada de antemano). Podes dejarles de “propina” la cantidad que te parezca razonable. No es como un tour pago o una excursión donde previamente acordas un precio y te llevan de aquí para allá como un niño. Generalmente, hay tours estipulados por horario y también hay variedades en cuanto a los idiomas en los que se brindan. El guía se reúne con los turistas en un punto de la ciudad desde donde parten y pasan algunas horas caminando y conociendo un poco más la historia y las curiosidades del lugar. Son muy populares en Europa y Estados Unidos, aunque sé que también hay en Buenos Aires.
  2. Comer: ¿Hay algo mejor, además de viajar, que comer? Muy pocas cosas. Ok, no te gustan los museos, tampoco disfrutas caminando. Seguramente te encanta probar cosas ricas, nuevas delicias o ineludibles tentaciones. Probá con un tour gastronómico, degustando las comidas típicas del lugar. Tal vez la ciudad o el país te lleguen más por el paladar que por un museo.
  3. Disfrutar del aire libre: Si visitas una ciudad con playa, montaña, un parque, un espacio verde o lo que fuere que te permita estar al aire libre, ¿por qué pasar tiempo en un museo, no? Repira un aire nuevo, conéctate con la naturaleza, desenchufate de los aparatos electrónicos.

    Ésta era yo, hace algunos años, conectándome con la naturaleza

    Ésta era yo, hace algunos años, conectándome con la naturaleza

  4. Andar en bici: No te gusta andar a pie, no te dan ganas de probar comidas nuevas, no querés conectarte con la naturaleza. Está bien, te estás poniendo difícil, lector. No, mentira, era una broma. Si no sos amante de las opciones anteriores, podés alquilar una bicicleta y recorrer el lugar en dos ruedas. Vas a ir más rápido que a pie y tal vez te canses más, pero es una excelente opción conocer una ciudad en bicicleta. Y no deja de ser saludable.

    Sistema de alquiler de bicis “Barclays” en Londres – Fuente: Ride it!

  5. Explorar el sistema de transporte público: Voy a hacer otra confesión. Me encanta conocer el transporte público de cada lugar al que voy. Y, por supuesto, no dejo de comprarlo con mi ciudad natal. Así que, ¿por qué no sacas tu pase libre para transportes y lo exprimís hasta el último centavo? Eso hice en Londres. Me subía a todos los buses rojos adorables de dos pisos, y me sentaba en la parte de adelante del piso superior. Era como hacer un city-tour pero por mucho menos dinero. Y el metro es un lugar ideal para conocer las ciudades subterráneas. Trenes, ferrys y tranvías también son interesantes.

    El metro llegando - Barcelona

    El metro llegando – Barcelona

  6. Ir de fiesta: Admito que no es la opción que más me emociona. Mi concepto de “ir de fiesta” no pasa de tomarme un trago o una cerveza en un bar. Soy aburrida, perdón. Pero para aquellos que amen “la vida loca” y nocturna, experimenten las discotecas y bares, diviértanse y conozcan gente. Después me cuentan cómo es eso.
  7. Sacar fotos: Un nuevo lugar siempre es una musa inspiradora para crear. Tomar fotos hasta el hartazgo es una buena opción si no te gustan encerrarte a ver obras de arte. Además de llevarte recuerdos de tu viaje, podrás experimentar la satisfacción de la fotografía.
  8. Perderte por ahí: Nada mejor que dejarte llevar por la ciudad y caminar por sus calles, explorar todos los rincones sin mapas ni direcciones. Dejar fluir la ciudad, el pueblo, el lugar que sea. Perderte puede ayudarte a encontrarte a vos mismo, como dicen.

¿Tenes alguna otra recomendación para aquellos viajeros que no disfrutan los museos? ¡Compartila!

¿Te gustó esta entrada?
¡Suscribite al blog!
Si querés recibir las novedades del blog y no perderte ninguna entrada, ¡suscribite!

  8Comentarios

  1. caminomundos   •  

    ja! me iciste reir! yo soy de las que odian los museos: me aburro, me muero de frío, miro las obras con cara de: ¿¿¿¿? y disfruté muchos tus consejos 🙂 a mi me gusta andar en bici. ¡un beso viajera!

  2. Nair Felis Rodriguez   •  

    hola maga! Jaja está bueno emplear el humor de vez en cuando. a mí me gusta casi todo de la lista. Gracias por pasarte. ¡un beso viajera!

  3. Alicia Rodriguez   •  

    yo no soy de las que odian los museos o los tours.( y lo sabes), solo odio caminar, pero hija si me llevas a cococho voy donde sea, jajajajajaja( es broma hija estoy pesadita jajajajaja) un beso, muy lindo el articulo.

  4. Nair Felis Rodriguez   •  

    Jajaja ya lo sé mamá, un carrito tipo de golf te vendría bien? jaja.

  5. Liss Cope   •  

    hola guapa! a mi me encantan los museos y siempre que nos vamos de viaje, nos aseguramos que este en la lista de los ‘to do’ ^_^ todas las opciones que han dado son espectaculares, me encanto el post :d

  6. Nair Felis Rodriguez   •  

    hola lis! mucha gracias por pasarte por mi blog! Compartimos el gusto por los museos jeje. saludos!

  7. Liss Cope   •  

    si son un lugar especial : )
    un abrazo grande <3

  8. Nair Felis Rodriguez   •  

    Gracias Lis por el comentario! 🙂 saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *