El Sosneado, Mendoza

Con ojos nuevos

Tuve un arranque de inspiración poética que me gustaría compartir en este pequeño post de sábado. ¡Espero que lo disfruten!

Cada vez que te vayas de casa, existirá la posibilidad que vuelvas mirando distinto, como si fueses otra persona. Sí, puede ser que no vuelvas a ser igual, que te pierdas en el tiempo, que no aparezcas siendo vos. Tal vez mañana estés en otro lugar, quizá hayas volado lejos. El destino lo hacemos a cada paso, y es tu decisión volver otra vez al mismo lugar de la misma forma que partiste, con los ojos cerrados y ciegos.

Cada vez que cierres la puerta, no dejarás en casa los miedos, los cargarás adonde quiera que vayas. Los pensamientos son tuyos, no son de un lugar ni de un momento. Empezá a cambiar por dentro, es todo lo que importa. Con ojos nuevos se logran miradas distintas que no ven lo mismo.

Cambiar, desde adentro hacia fuera. Volver nuevo lo viejo y hacer que el mundo se ponga al revés del derecho. Tenés el mundo a tus pies. Es una excusa, es el miedo que no te deja salir cuando decís que mañana habrá tiempo. Nunca hay tiempo, el tiempo no está, el tiempo es.

No se trata de volver a casa con la misma mirada, se trata de encontrar una nueva forma de usar tus ojos en el camino. Volver con los mismos miedos no sirve, es una pérdida, no de tiempo sino de ser.

Cada vez que te encuentres a solas con el mundo, no te niegues a mirarlo con esos ojos nuevos. Deja de lado los miedos, son estúpidos. El mundo con estos ojos se ve distinto.

¿Te gustó esta entrada?
¡Suscribite al blog!
Si querés recibir las novedades del blog y no perderte ninguna entrada, ¡suscribite!

  3Comentarios

  1. yacalderonya   •  

    Mirar un lugar (el propio o uno desconocido) con la mirada del extranjero es una experiencia tan conmocionante como recomendable.
    la foto es preciosa!

  2. Nair Felis Rodriguez   •  

    sí, estoy totalmente de acuerdo! muchas gracias!

Los comentarios están cerrados en esta entrada.